12 Lugares imprescindibles qué ver en Salzburgo

Salzburgo es mi ciudad favorita de Austria. Es preciosa y con un aire místico que la diferencia de las otras ciudades del país.

Si estás pensando en viajar a Salzburgo en este post te cuento sobre los lugares imprescindibles que no te puedes perder.

Ciudad natal de Mozart, Salzburgo te hará retroceder varios siglos en el tiempo mientras paseas por las calles y plazas del centro histórico dejándote maravillado. Y no es para menos, por algo es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Dos días son suficientes para visitar la ciudad. Y si estás pensando en hacer un recorrido por el país te invito que una vez termines de leer este post vayas a leer la propuesta de Itinerario por Austria 12 días/11 noches.



QUÉ VER EN SALZBURGO, LUGARES IMPRESCINDIBLES


1. Fortaleza de Hohensalzburg


Esta fortaleza es el principal atractivo de la ciudad. Y el monumento más visitado de la ciudad y la fortaleza mejor conservada de Europa.

Esta fortaleza tenia la función de proteger los ataques de tropas extranjeras gracias a sus muros y torres.

Su construcción empezó en el año 1077, pero no fue hasta el 1500 que adquirió su aspecto actual.

Es la antigua residencia de arzobispos, y en su interior tiene todavía habitaciones de estilo medieval, el Salón Dorado es el más destacado y desde la fortaleza tendréis unas espectaculares vistas de la ciudad y del río Salzach.

Si te apetece hacer algo especial puedes reservar una cena con concierto en la fortaleza.



2. Catedral de Salzburgo


Salzburgo es una ciudad repleta de iglesias y si eres como yo que quiere entrar y visitar todos los lugares de la ciudad puede que te acabes cansando un poco de visitar tanta iglesia, no obstante la que más destaca entre el resto, y no te puedes perder es la catedral barroca de Salzburgo, construida en el siglo XVII. Se encuentra situada en el centro histórico y fue el lugar en el que fue bautizado Mozart.

Algunos de sus lugares más destacables de la catedral son la cúpula, los frescos del Antiguo Testamento, el órgano, las siete campanas y el museo de la catedral. Sin duda es una parada obligatoria.