Qué ver y hacer en Rabat

Es una ciudad preciosa y no te faltarán cosas que ver y hacer en Rabat. No suele ser la primera opción que escogen los viajeros que visitan el país por primera vez, Casablanca y Marrakech suelen ser las más populares, pero sin duda Rabat tiene un encanto especial y vale la pena conocer. 


Si estás pensando en hacer un itinerario por Marruecos, puedes leer mi post: Recorrer Marruecos en 15 días, dónde incluido un itinerario completo y con mucha información.


En este entrada te cuento muchísimas cosas que hacer en Rabat. También encontrarás un mapa y consejos de alojamientos.



QUE VER Y HACER EN RABAT


1. El Mausoleo de Mohamed V


Es el principal atractivo de Rabat. La tumba del “padre de la Independencia marroquí” es espectacular. Lo diseñaron 400 artistas diferentes y es de estilo clásico árabe-andaluz, dentro del arte tradicional marroquí. Mohamed V ha sido uno de los reyes más queridos en la historia del país. Se negó a aplicar las leyes antisemitas del régimen de Vichy y llegó a proteger a más de 400.000 judíos marroquíes.

El sitio donde está ubicado el mausoleo es altamente simbólico. Cuando regresó de su exilio en Madagascar, el 18 de noviembre de 1955 anunció la independencia del reino marroquí en la esplanada de la Torre Hasán, precisamente donde se construyó el mausoleo. Su visita es algo imprescindible que hacer en Rabat.

Es importante saber que la entrada la mezquita adyacente está prohibida para los no musulmanes. Si quieres ver la tumba de Mohamed V y su familia lo tendrás que hacer desde un mirador en la entrada principal del mausoleo.

2. La Necrópolis de Chellah


Si visitas Rabat es una para indispensable visitar la Necrópolis de Chellah. En este emplazamiento vivieron fenicios, romanos y árabes. Aunque probablemente los fenicios fueron los primeros en ocupar el lugar, la ciudad no se desarrolló hasta la llegada de los romanos. Siglos después los romanos lo abandonaron y posteriormente se instalaron los árabes. Construyeron una mezquita, varios santuarios, una madraza, entre más edificaciones.

La entrada cuesta 10 dirhams (algo menos de 1€ aproximadamente). Pese a estar situada en las afueras de Rabat, se puede llegar en unos 35 minutos andando desde el centro. Si prefieres ir en taxi, no te debería costa más de 200 dirhams (unos 2€). Sin duda, una de las visitas imprescindibles que hacer en Rabat.

3. La Torre Hassan


La Torre Hassan es un minarete de la mezquita que recibe el mismo nombre. Se trata de una torre inacabada. El gobernante de entonces, Yacoub al-Mansour, quería construir la mezquita más grande del mundo tras la de Samarra, en Irak. Sin embargo, tras su muerte, las obras se paralizaron y el plan se quedó en un plan. La Torre Hassan mide 45 metros cuando debería haber medido más de 60. Es muy impresionante y un lugar precioso, suele estar lleno, por lo que te recomiendo ir al amanecer.