La mejor Ruta de 7 días por las Montañas Rocosas de Canadá

Si estás pensando en recorrer las montañas rocosas de Canadá y eres un amante de la naturaleza y los entornos naturales, está es tu oportunidad para disfrutar al máximo de una zona espectacular de Canadá.


Aunque a mi Canadá me encanta por completo, debo decir que hacer esta ruta fue el complemento perfecto después de haber conocido tantas ciudades del país. Ya había estado anteriormente en Banff esquiando, pero no había recorrido la zona y vale muchísimo la pena.


He viajado en mayo, con lo que todavía hacia bastante frío, sobre todo por las noches, aunque durante el día hemos estado entre 15 y 21ºC. Así que asegúrate que en tu maleta haya ropa de abrigo, pero también algo más ligero para cuando salga el sol y pique. Porque si, te puedes quemar con mucha facilidad.


En esta guía te explico la mejor ruta para hacer por las Montañas Rocosas de Camadá con nuestro Story Time, y los lugares más bonitos que te dejarán con la boca abierto y te doy algunos tips para que puedas organizar tu viaje.




LA MEJOR RUTA POR LAS MONTAÑAS ROCOSAS DE CANADÁ


DÍA 1. De Calgary a Banff | Pueblo de Banff y lago Two Jack y Lago Minnewanka


Después de pasar 4 días en Calgary alquilamos un coche y nos pusimos en marcha. para llegar a nuestra primera parada Banff y visitar el parque nacional. Desde Calgary solo es una hora y cuatro aprox. para llegar a la entrada del parque.


Una vez ya en el parque nacional nos calzamos las zapatillas de trekking y ya estábamos listos para empezar a explorar. Y empezamos a recorrer el sendero para ver los dos primeros lagos de nuestra parada; Lago Two Jack y el Lago Minnewanka.



Quedamos impresionados de ver estos lagos con el color del agua azul turquesa y completamente transparentes que hacen que las montañas se reflejen como en un espejo, porque una cosa es verlo en fotos pero otra en persona, es un lugar asombroso. El sendero no es difícil, es de baja dificultad, eso si os recomiendo algún tipo de calzado de montaña o de trekking suave. Una vez en los lagos tienen para hacer actividades como kayak, barcas de remos, paddelsurf... También hay zona de picnics y juegos, zonas de hierba al lado del lago y senderos que se adentran en el parque nacional dónde es posible seguir el rio Bow, ver algunas de sus cascadas y salientes de agua.


Banff tiene muchísimas cosas que hacer, tienes una guía completa para visitar el Parque Nacional de Banff aquí.


Pasamos aquí más de media mañana, comimos algo que habíamos comprado en una tienda antes de llegar al parque nacional, así que después de comer y de disfrutar de esta maravilla nos dirigimos a la población de banff que se encuentra muy cerca del parking dónde habíamos dejado el coche antes de iniciar el trekking. Y cuando digo cerca, es que son apenas 5 minutos como máximo. Mucha gente que se aloja en Banff y visita los lagos, lo hace caminando desde su hotel.


Consigue tu tarjeta SIM para Canadá algo mejor precio con internet y llamadas desde aquí.

El pueblo de Bannf es un encanto de lugar, y está dedicado en exclusiva al turismo, pues tienen turistas todo el año, en invierno se puede disfrutar de la nieve y sus pistas de esquí y el resto del año de los senderos, los lagos y de las actividades al aire libre. Al estar tan cerca de Calgary, hace de Banff el sitio perfecto para que los que residen en la ciudad puedan escapar de ella y relajarse a las afueras.


Las dos veces que he viajado a Banff me he alojado en el hotel Banff Inn, 3 estrellas. Dónde pasamos la primera noche de la ruta.

Cuando repito un destino, suelo ver distintos hoteles para poder recomendar, no obstante, la primera vez fue un viaje de esquí y nos trataron tan bien, tenia tan buen recuerdo, que fue imposible no repetir cuando volvimos esta primavera.





DÍA 2. Banff, Cave and Basin, Castle Mountain y llegamos a Louise Lake


Empezamos el día desayunando fuerte y visitando las Cave and Basin National historic Site.

Este recinto es un un lugar dónde podrás pasear por sus senderos, visitar algunas cuevas y formaciones rocosas, veréis por dónde se filtra el agua termal de las montañas rocosas y tienen como una especie de museo y visita dónde explican la formación de estas montañas, los minerales de la zona... es una visita interesante por hacer, además no es un museo cerrado, es un lugar abierto, con zonas de senderos, el río Bow, cuevas...

Las cuevas son impresionantes, el entorno en general, haciendo de este lugar una para imprescindible.



Una vez acabamos de visitar Cave and Basin, cogimos el coche y nos dirigimos a la siguiente parada: Castle Mountain.

En el mapa de abajo os enseño dónde está, pero una vez que cojáis carretera no os desviéis hasta que no veáis la señal indicando la salida. Se trata de un espacio natural, en el río dónde podréis ver la Castle Mountain.


Si os apetece podéis hacer alguno de los senderos marcados, disfrutar de un picnic a la orilla del río y aprovechar para sacar algunas fotografías de este precioso lugar. ¿Veis el color del agua? es tal cual, un azul intento turquesa que en contraste con el entorno verde hacen del lugar un sitio asombroso.


Desde aquí quisimos dejar la autopista para coger la carretera A1 (Bow Balley PKwy), paralela a la autopista, pero que nos daba la oportunidad de ir parando en los lugares que nos llamaban la atención. Y así seguimos recorriendo la carretera y parando no se cuantas veces hasta llegar a la población de Louise Lake.


Nuestro alojamiento en esta zona fue el hotel Fairmont Château Lake Louise de 4 estrellas. Nos lo habían recomendado tantísimo que ahí acabamos. El coste no es económico, pues la noche suele rondar los 240 euros en habitación doble. Pero las vistas de la habitación, las instalaciones del hotel compensan este precio. En este hotel pasamos la noche 2 y 3 de nuestro itinerario.


DÍA 3 - Lago Louise

El lago Louise, solo es atractivo por los paisajes y el espectacular color azul de sus aguas, sino que es considerado como una joya para el excursionismo ya que es el punto de partida de diferentes caminos de diversos grados de intensidad, que van desde un tranquilo paseo por la orilla del lago al lado de altas paredes de roca (que se pueden escalar) hasta empinados y largos trayectos que se internan en el bosque y rodean las montañas, que te llevan a otros lagos, valles y glaciares impresionantes.



Nadar es casi imposible, pues a mi a finales de mayo me parecía congelada e imposible de meterme, habían otros que si aprovechaban para darse un baño rejuvenecedor.

En Lake Louise podéis remar en alguna de las barcas, hacer kayak, patinar sobre el agua congelada durante el invierno, o simplemente admirar el paisaje del lago y las montañas detrás de él.


Por la noche en mayo no acaba de oscurecer el cielo, pero si es posible verlo completamente estrellado. Es precioso. Además, la paz del lugar invita a pasar la noche despiertx disfrutando de esta maravilla.


Día 4. Rumbo al Parque Nacional de Jasper


Nos levantamos prontito el 4 día con la intención de llegar pronto a la población de Jasper. En ella se encuentra uno de los parques Nacionales de Canadá que más nos apetecia conocer.

Jasper se encuentra a casi 3h en coche desde Lake Louise, pero te dejate unas horas extras de margen porque te aseguro que pararas muchisimas veces a fotografiar el paisaje. ¡Es espectacular!


El Parque Nacional Jasper tiene muchisimos lugares por conocer; lagos, cascadas, ricos caudalosos, bosques fondosos... Hay muchas rutas para todos los niveles... Por ello, te lo cuento todo en detalle en el Artículo:



La población de Jasper no es muy grande, pero si bastante popular. Con lo que los alojamientos no son muy economicos. En nuestro caso pasamos 3 noches. Nos fue más cómodo alojarnos en este punto y hacer los trayectos en coche a los distintos lugares del Parque que queriamos visitar.


Nos alojamos en el hotel