Qué ver en Tossa de Mar, uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava

Tossa de Mar es uno de los Pueblos más bonitos de la Costa Brava (Girona, Cataluña). Es un destino vacacional perfecto que destaca por su Castillo y la Vila Vella. El entorno natural dónde se encuentra la población es privilegiado, a orillas del mar Mediterráneo, rodeada de pinares, acantilados y calas de agua cristalina.


Tendrás muchísimas actividades que hacer en Tossa de Mar como kayaks, snorkel, rutas por el camino de Ronda, paseos en barco…


Tossa de Mar es uno de mis pueblos favoritos de la Costa Brava y un destino al que recurro mucho cuando me apetece desconectar.


En este post te hablo de los lugares imprescindibles que ver en Tossa de Mar, haremos un recorrido por el Castillo y la Vila Vella, te añado tips de las mejores playas, dónde hay más peces y disfrutarás más haciendo snorkel, así como algunas actividades interesantes por hacer y opciones de alojamiento.



QUÉ VER EN TOSSA DE MAR


El Castillo y la Vila Vella de Tossa de Mar


En la zona dónde hoy encontramos Tossa de Mar se han allado evidencias de presencia humana desde el paleolítico, aunque el primer asentamiento importante fue en la época romana: Turissa.


En la época medieval fue cuando la Vila Vella adquirió su aspecto actual. El castillo y el recinto amurallado datan del año 1187. A partir del siglo XVIII el pueblo se independizó del monasterio (dentro de las murallas) y la necesidad de extender la población llevo a que se empezará a construir fuera de las murallas.


En la actualidad, la Villa Vella se encuentra muy bien conservada y sigue siendo habitada. En el año 1931 la Villa Vella fue declarada Monumento Nacional.


La entrada principal está marcada por la Creu de Terme (data del siglo XIV), aunque puedes acceder desde la playa grande, desde donde tendrás unas bonitas vistas de la playa y del pueblo fuera de las murallas.



Nada más entrar podréis acceder a la primera parte de la muralla y la primera torre. Aunque no se puede acceder al interior de la torre, si podéis subir a la muralla para tener unas vistas espectaculares.


Siguiendo el camino empedrado encontraréis la estatua de Ava Gardner construida en el año 1998 para homenajear a la protagonista de “Pandora y el Holandés Errante”, filmada en Tossa en el año 1950.



Desde aquí mismo sigue subiendo para acceder a los restos de la antigua iglesia de San Vicente (data del siglo Xv) en la actualidad, la encontrarás con un precinto y en plena reconstrucción.


Siguiendo el camino hacia arriba llegaréis al Faro de Tossa. El camino es precioso, y podréis tener unas preciosas vistas de los acantilados, la calita Codolar (de la que te hablaré más adelante) y del mar.


El faro fue construido en el año 1917 sobre las ruinas del Castillo de Tossa, del que ya apenas se conserva nada. Dentro del faro encontrarás una exposición sobre el mundo de los faros.


Vuelve a bajar a la vila y empieza a recorrer sus callejuelas empedradas. Caminando entre las torres de vigilancia encontrarás pequeños túneles que acceden a patios, callejones y pequeñas plazoletas.