Pueblos que debes visitar en Madeira ¡No te los pierdas!

Una de las mejores cosas por hacer en Madeira, aparte de realizar actividades y recorrer las costas, visitar sus pueblos. En Madeira hay pueblecitos escondidos que son realmente preciosos y quedan apartados un poco de las zonas más turísticas. Otros de ellos, se han ganado fama por sus casas tradicionales y sus paisajes.


En este post te cuento sobre los pueblos que debes visitar en Madeira.

No te voy hablar de Funchal, la capital, porque ya os conté sobre ella en el post de Que ver y hacer en Madeira, imprescindibles. Donde os explicaba lo que hay que visitar en la capital. Voy a centrarme solo en las pequeñas ciudades y pueblos que valen la pena de visitar y que en ellos hay algo especial o imprescindible.



QUÉ PUEBLOS VISITAR EN MADEIRA


Machico


Machico es una pequeña ciudad a pie de mar y se considera la segunda ciudad más importante de Madeira, por detrás de Funchal. Es una buena zona para alojarse, ya que existen muchas opciones de alojamiento, es una población grande con tiendas, restaurantes y bares. Con lo que es una zona muy popular entre los turistas.



La playa de Machico

En esta población hay una playa espectacular en la que se puede tomar el sol a todas horas y disfrutar de los mejores baños de toda la isla. ¡¡Es una playa de arena!! Algo difícil de encontrar en Madeira.


Monumentos de Machico


Machico no es una ciudad grande pero tiene varios sitios de interés como: la Iglesia Matriz del siglo XV, la Casa da Capela o Solar da Ermida, la Fuente de São Roque y los Fuertes de Nossa Senhora do Amparo y de São João Baptista, del siglo XVII.

Aquí se encuentra la iglesia más antigua de toda la isla, la "Capela dos Milagres". También hay dos fuertes que fueron construidos hace cientos de años por los isleños para proteger sus casas de los numerosos ataques de los barcos piratas.

En Mochico también hay un museo de las ballenas.


Machico es una pequeña ciudad a pie de mar y se considera la segunda ciudad más importante de Madeira, por detrás de Funchal. Es una buena zona para alojarse, ya que existen muchas opciones de alojamiento, es una población grande con tiendas, restaurantes y bares. Con lo que es una zona muy popular entre los turistas.





Cãmara de Lobos


En Câmara de Lobos se ubicó el primer asentamiento que hubo en toda la isla, en el año 1430. Es un pueblo muy pintoresco, de origen pescador.

Câmara de Lobos posee un clima espléndido. Se dice que de toda la isla de Madeira esta región es que la pose uno de los mejores microclimas: las temperaturas entre el día y la noche no varían demasiado y casi no hay diferencia entre invierno y verano.


Cabo Girão

El lugar más destacado de este pueblo es Cabo Girão. Se trata del segundo acantilado más alto del mundo, con unas vistas impresionantes. Un sitio ideal para los amantes de la buena fotografía, las vistas son impresionantes.





Santana


La población de Santana destaca principalmente por su arquitectura: construcciones en forma de barraca, sumamente curiosas y que permiten distinguir el pueblo desde lejos.

Es una de las regiones de suelo más fértil, gracias a las lluvias constantes, más abundantes que en el sur de la isla. Esto ha permitido que se destacara como una de las zonas de mejores cultivos; donde se ha cosechado desde trigo y patatas, hasta maíz.

En Santana hay tres actividades fundamentales: la agricultura, las artesanías y la tradición. Gracias a ellas tres se mantiene en pie esta región y todos los turísticas llegan a esta población atraídos por lo tradicional.

Arquitectura tradicional


Las casinhas de Santana son casas triangulares con techos a dos aguas, de colores rojos y azules mayoritariamente. Las paredes se encuentran hechas con piedra natural y los techos son de paja.

Estas casas antiguamente se encontraban habitadas por agricultores; y aunque muchas de ellas se hallan actualmente vacías, pueden visitarse por los turistas: una preciosa forma de conocer la historia de este rincón Madeirense.




Ponta Do Sol


Ponta do Sol se encuentra en una zona privilegiada ya que este pequeño pueblo está en un lugar donde el clima se mantiene equilibrado durante todo el año; siendo común encontrarte con cientos de turistas tomando el sol y bañándose en el mar en pleno inverno. Es un pueblo muy pequeñito, dónde la costa, y los alrededores montañosos sin su mayor atractivo. Y si esta zona tiene playa, pero es de piedras grandecitas.

Bucear en Ponta do Sol


¿amante del buceo? Ponta do Sol es un sitio idóneo para realizar buceo. Esto se debe a que muy cerca de la costa se encuentran enterradas verdaderas joyas arqueológicas, sin nombrar la fantástica vida marina de la zona.

Una visita obligada es el lugar donde se encuentran los restos de Bowbelle. Se trata de un barco dragador de Londres muy famoso que operaba en el río Támesis y que naufragó en 1989 en una fuerte tormenta que asoló las costas de Madeira.

En la actualidad es un punto imprescindible para las rutas de buceo que organizan las escuelas del archipiélago.



Calheta


La zona de Calheta es una de las más visitadas de toda Madeira y posiblemente se deba a su gran diversidad. Es un espléndido lugar donde disfrutar tanto de una preciosa tarde al sol en una playa artificial de arena rubia, como de paseos marítimos y otras diversas actividades.


Playa de la Calheta


Allí se ubica la famosa playa de Calheta, con arena traída de Marruecos y de Portugal. Es una playa creada de forma artificial entre unos muros de rocas. Para los que solo buscan playas de arena fina esta en una muy buena opción, ya que en Madeira escasean estas opciones. 


El centro de las artes


Este centro es un edificio donde el arte es protagonista. Se encuentra junto al acantilado de Calheta, mirando de lleno el océano y ofrece a sus visitantes exposiciones de primera calidad: pictóricas, literarias y musicales, entre otros acontecimientos culturales.


Destilería Engenhos


Calheta es famosa por su exquisito ron blanco; el cual consiste en el ingrediente principal de la bebida autóctona de las islas, la Poncha.

Los apasionados de esta bebida pueden visitar las Destilerías Engenhos da Calheta, el lugar idóneo donde disfrutar de una buena copa de esta bebida y conocer su historia y sus propiedades.





Sao Vicente


Esta población es una parada obligatoria si vas a viajar a Madeira. Aquí se encuentran las famosas cuevas naturales conocidas como "Grutas de São Vicente".

La población de São Vicente, un lugar que se caracteriza por su hermosa vegetación, sus campos de cultivo, sus cuevas arqueológicas y sus magníficas playas con buen oleaje para practicar deportes de acuáticos.


Las grutas de São Vicente y centro de vulcanismo


Hace 400.000 años la lava socavó la tierra formando unos extensos tubos subterráneos que hoy en día las nombramos las Cuevas de São Vicente.

Los túneles se han mantenido a lo largo de los años intactos. En 1886 fueron descubiertos y desde entonces, se han convertido en un lugar de estudio para los científicos.

Las grutas de São Vicente fueron inauguradas en 1996 y son uno de los iconos turísticos más impresionante del lugar. La visita guiada a las cuevas es una experiencia única.

Son alrededor de 700 metros de recorrido, con galerías y recovecos subterráneos deslumbrantes.



La iglesia de Sao Vicente

Es la iglesia principal y está ubicada en el centro del pueblo. Esta iglesia fue construida en el siglo XVII y se destaca por sus preciosas pinturas adornando el techo de todo el edificio, en las cuales aparece San Vicente, patrono de la iglesia y de todo el pueblo.




Porto Moniz


Se trata de un sitio sumamente pintoresco y con elementos muy característicos. Entre los que debe destacarse su precioso puerto o sus piscinas naturales.


Las piscinas naturales


En Porto Moniz se encuentran las mejores piscinas de lava del mundo. Cada día estas piscinas se llenan de agua de mar nueva y cristalina. Además, mientras te das un rico baño puedes observar la pequeña isla de roca conocida como Ilhéu Mole, en la cual hay un pequeño faro que ilumina las noches madeirenses.


Sao Joao Baptista


En Porto Moniz se encuentra también el fuerte de Sao Joao Baptista. Este fuerte fue construido en el siglo XVIII.


Acuario de Madeira


El acuario fue inaugurado en 2005. En él se pueden observar diferentes animales marinos que habitan en los lindes de Madeira. Personalmente yo que soy una friki de los acuarios, no me pareció muy espectacular ya que es bastante pequeñito. Pero es una opción divertida que hacer alguna tarde después de un día de recorrer o disfrutar de la playa. Si vas con peques les encantará.




Espero que disfrutes mucho de tu paso por Madeira, te invito a que sigas leyendo los posts de esta Isla portuguesa, para complementar tu viaje.

Si te ha gustado este post suscríbete al blog para no perderte los próximos destinos.

¡Un abrazo y hasta la próxima!





¡Hola! Soy Mia

Y como a ti me apasiona viajar. Espero que en el blog encuentres información de calidad que te inspire y te sea útil. Puedes ponerte en contacto conmigo si tienes dudas!

Puedes saber más de mi aquí

  • Gris Facebook Icono
  • Twitter
  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram
¡Suscríbete al blog para no perderte las novedades! 
Recibirás Guías de viaje completas, Ofertas y descuentos