top of page

Tuol Sleng, un lugar escalofriante que visitar en Phnom Penh

Si vas a viajar a Camboya uno de los lugares más imprescindibles y a la vez escalofriantes que conocer en Phnom Penh es la antigua cárcel de Tuol Sleng.


Tuol Sleng, Phnom Penh

LA ANTIGUA CÁRCEL TUOL SLENG, PHNOM PENH



Tuol Sleng (también conocida como S-21) fue la prisión más famosa de los Jemeres rojos de una red de más de 200 cárceles por todo el país. Anteriormente fue un instituto, pero durante el régimen de los Jemeres rojos fue el lugar donde miles de inocentes eran torturados brutalmente durante días y semanas antes de asesinarlos.


Tuol Sleng, Phnom Penh

Eran detenidos simplemente por ser estudiantes, médicos o extranjeros, entre muchos más motivos absurdos como llevar gafas. Una vez allí les hacían admitir a base de torturas delitos que nunca habían cometido para justificar la causa de su posterior asesinato. Como por ejemplo que habían colaborado con la CIA, con el KGB o que habían robado. Y así, firmaban sus propias sentencias de muerte.


Se calcula que en Tuol Sleng estuvieron encarceladas entre 12000 y 20000 personas. Y solo hubo 12 supervivientes. En la actualidad, todos los días (excepto sábados y domingos) de 14:30 a 15h puedes conversar con uno de los supervivientes. A la salida del recinto, siempre hay uno o dos supervivientes que además de explicarte alguna vivencia o como es su vida ahora, después de pasar por ese infierno, también aprovechan para intentarte vender el libro de todos los supervivientes dónde narran por todo lo que pasaron, en que pensaban durante el tiempo que estuvieron allí etc…



Después de ser torturados en Tuol Sleng, si todavía no habían muerto a causa de las torturas, los enviaban a las famosas Killing Fields, en las afueras de Phnom Penh. Allí les asesinaban sistemáticamente.


Es el peor lugar que he visitando en mi vida. En muchos de mis viajes he conocido campos de exterminio, cárceles, pero realmente Tuol Sleng te pone los pelos de punta.

Hay 4 bloques con un jardín en medio, y durante todo el recorrido podrás ir entrando en las celdas de tortura, las celdas dónde dormían etc… En todo este recorrido tuve la sensación de que había gente con nosotros. Estábamos solos, pero a la vez había una presencia en el ambiente. Yo NO creo en espíritus, ni nada de eso, pero incluso ahora, recordando las sensaciones que tuve en ese lugar, me invade una angustia tremenda y se me ponen los pelos de punta.



Aún así, es un lugar imprescindible que ver en Phnom Penh. La historia de Camboya es terrible, pero es un lugar importante para conocerla de primera mano y es una especie de homenaje a todas aquellas personas inocentes que murieron a causa de la dictadura.