Los 20 lugares más bonitos que ver en Eslovaquia

Eslovaquia es uno de los países menos conocidos del centro de Europa y es una verdadera joya. La mayoría de los viajeros solo visitan Bratislava, fue mi caso en la primera ocasión. Me enamoré de su capital y tiempo después nos animamos a recorrer el país y vale la pena 100%.


Para conocer el país y hacer un road-trip te recomiendo de 8 a 10 días. Aquí tienes una guía completa de que ver en Eslovaquia.


En este post te hablo de los 20 lugares más bonitos que ver en Eslovaquia y te añado algunos tips de viaje que te ayudarán a organizarte.



LOS 20 LUGARES MÁS BONITOS QUE VER EN ESLOVAQUIA


1. Bratislava, una ciudad imprescindible que ver en Eslovaquia


Bratislava es la capital de Eslovaquia. Es una ciudad pequeña, que podrás visitar en un par de días. Hay muchos lugares que visitar, aquí tienes 30 cosas que ver y hacer en Bratislava, pero su encanto reside en pasear por sus calles. Bratislava se encuentra a tan solo 1 hora de Viena y ambas ciudades están muy bien conectadas, por eso, muchos viajes por las capitales de Europa incluyen ambas capitales.


Artículos de Bratislava que te pueden interesar:



Tienes la opción de hacer un par de free tours en Bratislava:




2. Košice y su catedral, una de las ciudades más bonitas que ver en Eslovaquia


Košice es la segunda ciudad más grande de Eslovaquia y una de las más bonitas del país. El principal atractivo de la ciudad es la Catedral de Santa Isabel. Es la más grande e importante de Eslovaquia y uno de los mejores ejemplos de arquitectura gótica occidental en esta parte de Europa. Las calles del centro histórico son preciosas y vale la pena perderse por ellas sin prisas. La ciudad se visita en un día y es una buena opción dónde alojarse una noche si estás haciendo un road trip por Eslovaquia.



3. El Pico Lomnicky y el Alto Tatra


El Alto Tatra es un paraje natural precioso dónde podrás hacer varias rutas de senderismo y deportes de montaña.

Esta sierra se encuentra justo en la frontera entre Eslovaquia y Polonia, aunque la mayoría de los picos se encuentran en Eslovaquia. Podrás subir fácilmente al Pico Lomnicky, el segundo más alto de los Tatras con 2633 metros de altitud. Una vez arriba podrás disfrutar de unas vistas espectaculares. La subida al pico puedes hacerla caminando o con un teleférico.


4. El precioso Castillo de Orava, uno de los castillos más bonitos que ver en Eslovaquia


No te faltaran castillos por visitar en Eslovaquia, hay muchísimos. Uno de los más bonitos se encuentra construido en un acantilado sobre el río Orava.

Este castillo, que data del siglo XIII, es uno de los castillos medievales mejor conservados de Eslovaquia y se le conoce popularmente como el Castillo de Nosferatu.

El exterior del castillo se utilizó para la grabación de Nosferatu, una película muda que se considera un clásico en el género del terror.

El paisaje que lo rodea en increíble. De bosques frondosos, en la cima de un pequeño montículo y a orillas del río.



5. El Lago Popradské Pleso


Para mi, uno de los mayores atractivos para visitar Eslovaquia, son sus parajes naturales. Y el lago glaciar Popradské Pleso es una auténtica maravilla. Se encuentra a una hora a pie del pueblo de Štrbské Pleso, en el parque Nacional de los Montes Tatra a una altitud de 1494 metros de altitud. Podrás ver los picos reflejados en el agua del lago, incluso si te atreves a bañarte en esas aguas helados podrás hacerlo.



6. El Castillo de Bojnice


Este es uno de los castillos con más encanto y mejor conservado de Eslovaquia. El primer registro escrito de la existencia del castillo data del año 1113 en el documento de Zobor Abbey. El castillo se encuentra en el pueblo Bojnice, una de las ciudades balneario más antiguas del país. Es una buena opción para hacer una parada en tu ruta por el país y pasar una noche aquí.

El castillo destaca por su mezcla arquitectónica. Podrás apreciar varios estilos arquitectónicos como el románticos, góticos y renacentistas. Su interior tampoco decepciona, te recomiendo que lo visites.




7. El Parque Nacional del Paraíso Eslovaco y la cueva de hielo Dobsinska


Este parque nacional es un espacio de más de 300 kilómetros de rutas de senderismo, bosques frondosos, ríos, lagos, cascadas cuevas y cañones. El lugar más popular del parque es la famosa cueva de hielo Dobsinska, uno de los lugares más bonitos que ver en Eslovaquia.


8. La garganta de Suchá Belá


En el mismo Parque Nacional del Paraíso Eslovaco encontrarás un sendero a través de bosques frondosos que te llevará a la garganta de Suchá Belá. El camino va por el lado del río que forma el cañón y las vistas son preciosas. Se respira mucha paz y es un paraje natural increíble.


9. El río Dunajec y sus balsas de madera


El río Dunajec es uno de los lugares más bonitos que ver en Eslovaquia. Se encuentra en el Parque Nacional de Pieniny. En este parque podrás realizar muchísimas actividades, aunque lo más popular es subirse a una balsa de madera y navegar tranquilamente a lo largo del río. El recorrido es calmado. Río abajo, hay una zona dónde el río empieza a ir más rápido y puedes contratar una bajada en rafting. 




10. Bardejov, uno de los pueblos con más encanto que ver en Eslovaquia


El centro histórico de Bardejov es precioso, es medieval y está muy bien conservado. Encontrarás casas burguesas, iglesias en casi cada esquina y un sistema de fortificación muy bien conservado. Las murallas datan de los siglos XIV y XV. Es una pequeña ciudad o pueblo grande, que se puede visitar en un día.


11. El Castillo de Devín, un imprescindible que ver cerca de Bratislava


Muy cerca de Bratislava, a unos 10 kilómetros, se encuentra el Castillo de Devín. En la actualidad, solo encontrarás las ruinas de lo que en su día fue una increíble fortaleza. Se encuentra ubicado sobre un acantilado en confluencia entre los ríos Danubio y Morava, le permitía vigilar las rutas comerciales entre ambos ríos. Por ese motivo, esa zona ha estado habitada desde el Neolítico.

El castillo de Devín es uno de los más antiguos que ver en Eslovaquia. Su construcción se remonta al periodo del Gran Imperio de Moravia entre los siglos IX y X. Posteriormente tras la caída de Moravia, el castillo fue decayendo hasta ser destruido en el año 1809 por las tropas de Napoleón. La ultima renovación data del siglo XX y desde entonces en él se encuentra un museo y se puede visitar.


Tienes algunas opciones para visitar el Castillo desde Bratislava con un tour:




12. Janosikove Diery, una de las gargantas más bonitas de Eslovaquia


Uno de los parajes más asombrosos y salvajes de Eslovaquia es esta garganta. Y si te gusta el senderismo y la naturaleza, no puedes marcharte de Eslovaquia sin conocer las gargantas Janosikove.


Están ubicadas en la cordillera montañosa de Malá Fatra, en el norte de Eslovaquia. Hay tres gargantas diferentes, a las cuales se accede a través de varios senderos de diferentes dificultades. Pasarás por cañones y cascadas preciosas.


Las rutas están bien señalizadas y tienes distintas categorías y dificultades. El sendero más sencillo es el Donle Diery. Durante el trayecto encontrarás dos preciosas cascadas.




13. Banská Štiavnica, un pueblo dentro de una caldera volcánica


Banská Štiavnica es un precioso pueblo medieval y un imprescindible en cualquier ruta por Eslovaquia. Se encuentra ubicado dentro de una caldera volcánica y se encuentra perfectamente conservado. Los edificios más emblemáticos del pueblo son sus iglesias, las plazas rodeadas de preciosas viviendas e incluso los restos de algunos castillos.


14. La Cueva Demänovská de la Libertad


En el valle de Demänovská encontrarás la cueva Demänovská de la Libertad. Para visitarla deberás unirte a una de las dos visitas guiadas que ofrecen: el corto dura 60 minutos y el largo, 100 minutos. Puedes consultar los horarios y más información en la web oficial de la cueva.

Durante el recorrido subterráneo podrás disfrutar de una de las maravillas naturales más increíbles; hay un recorrido lleno de estalactitas, estalagmitas, lagos de color esmeralda y otras formaciones completamente alucinantes. En el interior de la cueva hace bastante frío (ronda los 6ºC) llévate ropa de abrigo.


15. El enorme Castillo de Spiš, un imprescindible que ver en Eslovaquia


En Eslovaquia encontrarás muchísimos castillos. Y el Castillo de Spiš es uno de los más impresionantes. Es el castillo fortificado más grande de Europa Central. Se construyó en el siglo XII y a lo largo de los siglos ha ido adoptando varios estilos arquitectónicos.

Se encuentra situado encima de una colina de 600 metros de altura en los alrededores de la ciudad de Spisska Kapitula. Fue propiedad del rey de Hungría antiguamente, aunque a lo largo de la historia a pasado por varios propietarios y desde el año 1945 es propiedad del estado.




16. Jasná, para los amantes de la nieve


De diciembre a abril es el periodo ideal para disfrutar de sus más de 45 kilómetros de pistas de esquí. Si coincide que estás viajando en este periodo a Eslovaquia y te gusta esquiar, tienes la oportunidad de disfrutar de un día de nieve en las pistas de esquí de Jasná.


17. Visita los Palacios de Oponice


La preciosa ciudad de Oponice ofrece un centro histórico precioso. Cuenta con una gran variedad de Palacios y palacetes en todas sus calles. Muchos de ellos fueron propiedad o siguen siéndolo de nobles de Europa.

Si estás pensando en hacer una ruta por Eslovaquia te recomiendo que hagas una parada de medio día (por lo menos) para recorrer sus calles.

Esta ciudad es famosa por tener la mejor comida de gastronomía eslovaca, así que aprovecha para disfrutar de alguno de sus platos tradicionales.



18. Disfruta de un baño caliente en la cueva caliente en Spa Sklené Teplice


Aunque todo el procedimiento dura aproximadamente una hora, en realidad solo estarás en este baño de cueva durante unos 20 minutos. ¡El agua aquí está a una temperatura de 42°C! Después del baño caliente, accederás a un área de relajación donde podrás acostarte, respirar profundamente y permitir que la temperatura de tu cuerpo vuelva a la normalidad.


19. Banska Bystrica


Banska Bystrica es una de las ciudades mineras de Eslovaquia. La ciudad creció gracias a esta explotación. Empieza visitando la ciudad desde la Plaza Namestie NSP. Deberás subir los 101 escalones de la Torre del Reloj, porque las vistas desde lo alto son preciosas. La ciudad es muy pequeña y se puede visitar en media mañana. Tiene dos iglesias góticas y un centro histórico lleno de edificios históricos y palacetes.


20. Vlkilinec, un pueblo con mucho encanto que ver en Eslovaquia


Vlkolinec es un pequeño pueblo enclavado en zona montañosa de Eslovaquia. Es uno de los pueblos más bonitos de Eslovaquia y deberías incluirlo en tu ruta por el país si o si.

Realmente la magia del pueblo es recorrer sus calles, apreciar sus casas tradicionales y disfrutar del entorno. Algunas de las casas son casa museo y se pueden visitar para entender como era la vida en la montaña antiguamente, como vivían una vez se quedaban “encerrados” por la nieve…



ORGANIZA TU VIAJE PASO A PASO



Espero que disfrutes mucho de tu viaje a Eslovaquia y que este artículo te haya sido de utilidad. Puedes seguir leyendo muchos más artículos relacionados en el blog.


Si te ha gustado este artículo suscríbete al blog para no perderte los próximos destinos, curiosidades, consejos de viaje e inspiración para tus viajes.


¡Un abrazo y hasta la próxima!