20 imprescindibles que ver y hacer en Montpellier

Montpellier es una de las ciudades más bonitas al sur de Francia. La ciudad tiene mucha historia, lugares culturales y monumentales por conocer, así como una gran variedad en ocio y gastronomía.

La ciudad cobró importancia cuando Luis XIV en el siglo XVII nombró Montpellier capital del Languedoc. A partir de entonces, la ciudad no ha dejado de crecer y en ella podremos contemplar una perfecta combinación entre lo clásico y lo moderno.


En este artículo te explico que ver y hacer en Montpellier, así como algunos tips de dónde alojarse, free tours… ¡Empezamos!



QUE VER Y HACER EN MONTPELLIER


1. Enamórate de la Place de la Comédie


Uno de los mejores lugares de la ciudad sin duda es la Place de la Comédie. Es la plaza central de la ciudad y desde donde te recomiendo que empiecen a conocer Montpellier. En un extremo de la plaza encontrarás el precioso edificio de la ópera. Justo en frente de la Ópera se encuentra la fuente de las tres Gracias.

La plaza y las calles que la rodean son peatonales. En la plaza hay muchas terrazas que cobran vida en verano con los turistas.


2. Haz un free tour por Montpellier


Tienes la opción de hacer un free tour para conocer los lugares más emblemáticos de la ciudad de la mano de un guía local.

Este free tour en español empieza justamente en la Place de la Comédie para seguir recorriendo algunos lugares como;


La Ópera de Montpellier, la Fuente de las Tres Gracias, la Torre de la Babotte, la catedral de San Pedro, el Arco del Triunfo de Montpellier…



3. La Porte Du Peyron, uno de los lugares imprescindibles que ver en Montpellier


La Porte Dy Peyron es el arco del triunfo de Montpellier. Esta puerta está inspirada en la puerta de Saint Denis de París y rinde homenaje a los eventos principales durante el reinado de Luis XIV en sus grabados. Su construcción data del año 1691 y tubo que reconstruirse en el año 1715.


Como dato curioso el Arco del Triunfo de Montpellier costó 11.850 libras de la época y fue pagado con las arcas de la ciudad. Mide un total de 15 metros de alto por 18 metros de ancho. Tiene un pórtico central de 7 metros de alto por 4,70 metros de ancho.




4. Pasea sin rumbo por L’Écusson


L’Ecusson es como se le conoce al centro histórico de Montpellier. Las calles del centro histórico son estrechas, oscuras y laberínticas. Es una zona muy mística y algo caótica. Allí encontrarás huella de tres siglos de historia plasmados en sus edificios.

Esta zona es muy popular para alojarse, aunque algo cara. Hay muchos hoteles de todas las categorías reformados. Desde hostales a hoteles de lujo. Más adelante te cuento cual es la mejor zona donde alojarse en Montpellier.


5. Visita el Museo de Arte Fabre


Montpellier es un destino perfecto para disfrutar de la cultura, el arte y la historia. Uno de los lugares más interesantes por conocer es el Museo Fabre. El museo fue fundado por François-Xavier Fabre, pintor de Montpellier, en el año 1825 y abrió sus puertas al público tres años más tarde.


Se trata de uno de los museos más importantes de Europa con una gran colección de arte. Cuenta con más de 800 obras, 900 grabados y 3500 diseños. Encontrarás desde cerámica griega, obras de maestros flamencos, holandeses, españoles, italianos, franceses…



6. Encuentra la Rue du Bras de Fer, una de las calles más fotografiadas de Montpellier


Esta calle se encuentra en el centro histórico de la ciudad. Se encuentra enclavada entre edificios y se trata de una calle estrecha que llama la atención pos sus escalones de colores.



7. Visita la Iglesia de Saint-Roch de Montpellier


La Iglesia de Saint-Roch es una de las iglesias más bonitas de la ciudad. Es de estilo neogótica y su inauguración data del año 1861. Lo que más destaca de la iglesia son sus vidrieras que representan a St. Paul y a St. Roch, el santo patrón de la iglesia.


8. El Acueducto Saint Clément, un lugar imprescindible que ver en Montpellier


Montpellier cuenta con un acueducto del siglo XVIII que es impresionante. El acueducto llegó a tener más de 14 kilómetros de largo para poder abastecer a la ciudad de agua que provenía de un manantial cercano. En la actualidad solo se conservan 800 metros en perfecto estado del acueducto y es una maravilla arquitectónica de la ciudad que no te puedes perder.


9. Disfruta de una puesta de sol en Château d’eau


Cerca del Arco del Triunfo encontrarás un edificio con unas columnas corintias. Este edificio se construyó para almacenar y distribuir el agua que provenía del acueducto. En la actualidad este edificio es un precioso mirador. Muy popular al atardecer por las preciosas puestas de sol que podrás ver desde aquí.


10. Maravíllate con la Catedral de San Pedro, uno de los edificios más bonitos que ver en Montpellier


La Catedral fue consagrada en el año 1536, pero existía desde el año 1364 como iglesia adjunta a un pequeño monasterio.

Durante la reforma la Catedral sufrió daños severos que causaron que tuviera que ser reconstruida casi en su totalidad en el siglo XVII. La Catedral es de estilo gótico y sus dimensiones son impresionantes, siendo así la catedral más grande de la región.




11. Relájate en el Jardín des Planes de Montpellier


Montpellier tiene el jardín botánico más antiguo de Francia. Este jardín fue creado en el año 1593 para la formación de médicos y boticarios. Actualmente, este jardín es gestionado por la universidad y es una parada imprescindible que hacer en Montpellier, sobretodo si viajas en primavera y verano, que es cuando el jardín está en su pleno esplendor.


Busca ofertas de alojamiento en Montpellier desde aquí

12. Descubre el Château de Flaugergues y sus jardines


El Castillo “Château de Flaugergues” se encuentra cerca de la ciudad de Montpellier. A tan solo 15 minutos en coche.

Este “castillo” se asemeja más a una espectacular mansión con unos preciosos jardines. Está calificado como edificio histórico y es una visita interesante que hacer en la ciudad.


Étienne de Flaugergues, consejero del Tribunal de Cuentas de la ciudad, compró la mansión en el año 1969 y de allí el nombre del castillo. Más tarde, en el año 1811 el castillo pasó a ser propiedad de la familia Boussairolles.

En la actualidad, es sede de un viñedo y es posible visitar el castillo, sus bodegas e incluso hacer una cata de vinos.



13. Haz una cata de vinos y aceites


Si te gustan las catas de vino, en Montpellier tienes la opción de hacer una excursión de cata de vinos y aceites en el Languedoc. Durante la excursión te explican las distintas fases de la producción del vino y el aceite, degustaras diversos productos de la zona y visitarás antiguos molinos y fincas de viñedos y olivos.



14. Arte Urbano de Montpellier


En Montpellier podrás hacer la ruta del arte urbano. Sus calles están llenas de muchos grafitis, algunos de ellos realizados por artistas de renombre a nivel mundial. Hay algunos que representan temas de la actualidad, manifiestan hechos… También encontrarás grandes edificios pintados representando fachadas de la época medieval.


Si te interesa puedes hacer un tour en español para seguir la ruta del grafiti por Montpellier y conocer la historia que se esconde detrás de cada uno.



15. Visita la Carré Sainte Anne


La Carré Sainte Anne es una iglesia construida en el siglo XIX durante el mejor momento económico de Montpellier. Lo que más impresiona es su campanario, que podrás ver desde cualquier parte de la ciudad.

En la actualidad, Carré Sainte Anne se ha convertido en un espacio cultural y es un centro de arte contemporáneo. La entrada es gratuita.